Sobre viajar en Río Parana

24 Jul

Hacía rato que no recorría los 165km que unen las ciudades de Necochea y Tandil utilizando los servicios de esta empresa. Recuerdo que cuando recién empecé a cursar en la Universidad, hacía este trayecto prácticamente todos los fines de semana, y el viaje casi nunca terminaba del todo bien. Entre algunos de los problemas más comunes estaban asientos vendidos más de una vez, colectivos rotos, valijeros “acomodando” las pertenencias de los pasajeros como si fuesen basureros arrojando las bolsas al camión recolector, etc.

Río Palangana

Río Palangana

Ya por aquellos tiempos tenía la idea de escribir algo al respecto, como para que quede asentado en algún lugar mi opinión sobre los servicios prestados por “Río Palangana“, como también es conocida la empresa entre sus pasajeros frecuentes. De más está decir que otra opción hubiese sido escribir directamente a la empresa, o llamar a la CNRT (Comisión Nacional de Regulación de Transporte), pero estoy seguro que cualquiera de estas acciones hubiese resultado en un papel más perdido entre tantos otros que nunca serán ni leídos, ni mucho menos, tomados en cuenta.

Analizándolo rápidamente, estoy seguro que las dos cosas que hicieron que demore tanto en escribir este articulo fueron, en principio, la falta de un medio donde publicar aquello que escribiese y (lo más importante) que, como siempre que uno tiene ganas de hacer algo que no entra en las categorías “trabajo” o “fuckultad”, deja pasar el tiempo, y se va olvidando, o dejando ese algo para después que haga todo lo que considera obligatorio.

El pasado jueves 9 de Julio, después del que creo que fue el peor viaje en colectivo de mi vida, las ganas de escribir este articulo volvieron instantáneamente, y teniendo un blog y una cuenta en Twitter, al menos el primero de los problemas podría considerarse resuelto. Ahora solo faltaba juntar ganas y encontrar un rato para escribir, cosas que se dieron conjuntamente estos últimos días, gracias a una perfecta combinación de un tiempo horrible que no permite salir mucho de casa y a la ausencia total de ganas de llevar a cabo alguna tarea que caiga dentro de lo obligatorio.

Para empezar, voy a intentar redactar para todos aquellos que leyeron hasta acá y nunca tuvieron la experiencia de realizar este viaje, de que se trata mas o menos la cosa.

La cuestión es así:

De acuerdo al sitio web de la empresa Río Parana, la empresa nació a finales de la primera guerra mundial, de manos de un tal Ricardo Morel, quien con una vieja galera transportó por vez primera pasajeros por los intransitables trayectos que unían la zona de La Numancia con la ciudad de Tandil. Con el paso del tiempo, su hijo y sus nietos se hicieron cargo de la empresa, que pasó de tener una única galera, a contar con una numerosa flota de colectivos (algunos de los cuales asimilan una galera, pero ahora veo que quizás sea un homenaje a aquella primera unidad y no una muestra de desinteres total por sus pasajeros como puede parecer en un principio) y de cubrir un único trayecto a recorrer muchas de las rutas que actualmente unen las distintas localidades de nuestro país.

Dejando de lado el laureado relato, en la misma web puede leerse que: “actualmente la empresa cuenta con modernas unidades (de hecho, tienen fotos de unidades e interiores que yo nunca había visto), servicios jerarquizados y personal altamente confiable”. Esto puede (o no) ser cierto en algunos de los trayectos que no haya tenido el (supongamos, siendo benévolos) gusto de transitar en una de las “modernas” unidades de la empresa, pero lo que si es verdad, es que en el trayecto que une las ciudades de Necochea y Tandil, ninguna de estas cosas se cumple.

El problema radica en que Río Parana es la única empresa de transporte de pasajeros que cubre dicho trayecto. Entonces, supongamos que usted, como yo, y como unos cientos de estudiantes necochenses de la Universidad Nacional del Centro, tiene la necesidad de trasladarse frecuentemente de la ciudad de Tandil a la de Necochea y no cuenta con un automóvil propio. De ser así, su única opción, es utilizar los nefastos servicios provistos por Río Parana (otra opción podría ser un remisse, pero los valores son algo restrictivos para la media de la población – en especial la estudiantil). Hablando con varias personas, he llegado a entender que algunos trayectos se comisionan a ciertas empresas de transporte, de tal forma que la empresa obtiene la exclusividad para prestar servicios en dichos trayectos. Es decir, no es que a ninguna otra empresa se le ha ocurrido cubrir este trayecto, sino que sería ilegal que así lo hiciera. Entiendo que el transporte de pasajeros es un negocio, y comisionar de esta forma las rutas debe estar trayendo una ganancia y/o beneficio para algún ente público (best guess) o empresa. Lo que no entiendo es como tal ente/empresa/comisión/loqueseaquesea no posee un conjunto mínimo de regulaciones sobre la calidad del servicio y las unidades de las empresas a las que comisionan “sus” rutas. Y si las tienen, porque permiten que las empresas las incumplan al nivel que lo hace Río Parana.

Una vez entendido el problema, usted podría preguntarse cosas como: “¿no será que Fleko está exagerando (para variar)?“, “¿no será que en realidad no es taaaaaan grave?

Y para responderle, podría contarle innumerables anécdotas tanto personales como de amigos y conocidos (por ejemplo, una cortita: en las fechas en las que ponían servicios adicionales, y con mis amigos nos tocaba viajar en diferentes unidades, jugábamos a adivinar “a quien se le rompe el micro”. Y pasaba que siempre, al menos uno, se rompía), y lo haría repetir varias veces frases como: “no puede ser cierto“, “no le creo“, “ninguna empresa seria sería capaz de algo así“, y similares. Pero voy a remitirme a redactar los hechos del viaje que me motivó a escribir este articulo, y a mostrarle fotos y grabaciones del viaje como prueba de la veracidad del relato.

Ahí va:

Madrugada del jueves 9 de Julio de 2009, terminal de Tandil. Mientras la mayoría de la población aún dormía, yo me encontraba esperando la “moderna” unidad de Río Parana encargada de trasladarme hacía la ciudad de Necochea, en el servicio pautado para las 4.00 am.

4.15 am. Ídem párrafo anterior.

4.23 am. Aparece la “no tan moderna” unidad de Río Parana, proveniente de la ciudad de la Plata (prueba de que al menos, otro de los trayectos cubiertos por Río Parana no cumple con la afirmación presente en la página de la empresa). De todas formas, es mejor que la media, con lo cual, respecto a esta unidad en particular, podría decirse, que si bien no era “moderna”, era, cuanto menos, “aceptable”.

El viaje transcurrió con cierta normalidad por alrededor de una hora, hora y media como mucho. Fue entonces que el colectivo se detuvo en la banquina y, una vez mas, entre los murmullos de los pasajeros, pudo escucharse el ya clásico “cagamos”, repetidas veces (podría asegurar que la mayoría de los pasajeros en el colectivo ya había vivido una o más veces la misma situación). Como siguiendo con los pasos establecidos en un ritual, el chofer procedió a descender de la unidad, verificar que efectivamente al colectivo no le quedaban mas kilómetros en su haber por el día, insultar un par de veces, y comunicar la situación a quien correspondiese.

Alrededor de una hora mas tarde, que la mayoría de los pasajeros aprovechó para dormir, el “confiable” chofer de la unidad (favor de no confundir “confiable” con “amable”) nos indicó, como si de sus mascotas se tratase, que debíamos cambiarnos hacia una recién llegada unidad, que se encontraba unos metros más adelante en la banquina. Por cierto, al momento de bajarnos, pudimos apreciar los bolsos de todos los pasajeros colocados prolijamente sobre el pasto mojado de la banquina.

Y aquí es donde, las condiciones del viaje pasaron de ser “aceptables” a “horrorosas”. El interior de la “nueva” unidad en la que nos encontrábamos estaba completamente maltratado, desde el piso hasta el techo, pasando por los asientos, ventanillas, y prácticamente cualquier cosa que pudiese apreciarse a simple vista. Por si esto fuera poco, lo peor de todo es que el colectivo no poseía calefacción, y teniendo en cuenta que la temperatura exterior rondaba los 3 grados centígrados, puedo asegurarles que se sentía mucho frío. Por cierto, no nos olvidemos que en ese momento aún nos encontrábamos en emergencia sanitaria debido al alto riesgo de contagio de gripe a.

Interior del colectivo (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Interior del colectivo (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Interior del colectivo - detalle asiento (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Interior del colectivo - detalle asiento (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Al retomar la ruta, pudimos notar, gracias al sonido producido por la conjunción de partes que componían el colectivo, que no solo los interiores del mismo se encontraban en malas condiciones, sino que la totalidad de la unidad era la que parecía que iba desarmarse en el siguiente bache.

Para que se den una idea de lo que les hablo, les dejo una grabación que hice en el colectivo:

Si no les funciona el reproductor de WordPress, pueden bajarlo para escucharlo en sus computadoras desde este link.

Sinceramente, nunca había sufrido tanto frío en un viaje de ningún tipo (y eso que suelo viajar en moto). La desconsideración por parte de la empresa en este aspecto (así como en tantos otros), me parece una falta de respeto hacía sus pasajeros, entre los cuales, cabe destacar, se encontraban varios niños (de los cuales, escuche llorar a uno a causa del frío que estaba pasando) y personas mayores.

Interior del colectivo - detalle luces (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Interior del colectivo - detalle luces (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Cuando llegamos a Loberia, se dio uno de los momentos más graciosos del viaje: el chofer se acercó por el pasillo a una de las ventanas laterales del colectivo, y ¡la cerró!, con cara de que eso fuese a solucionar el problema de la temperatura en el interior del vehículo. Un capo.

Finalmente, alrededor de las 8.30, arribamos a destino en Necochea (si, 4hs para recorrer 165km, ¡beep, beep!). De nuevo, es destacable la deplorable actitud de la empresa frente a la situación: ninguna persona perteneciente a Río Parana se acercó ni siquiera a pedir disculpas por los inconvenientes.

Interior del colectivo - detalle cúbiculo TV (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Interior del colectivo - detalle cubículo TV (click en la imagen para verla en tamaño completo)

Con esto concluyo mi articulo que, como ya dije anteriormente, dista lamentablemente de ser la única una anécdota que podría relatar de un viaje en Río Parana. Podría llenar un cuaderno con anécdotas tanto propias como de mis amigos, como la de los asientos catapulta, la explosión del neumático, las ya nombradas apuestas por ver que colectivo no llega a destino, hasta tengo una de mi mamá en la que demoró casi medio día en llegar de Necochea a Mar del Plata. Invito a aquellos que lean este articulo y compartan mi opinión sobre esta empresa, a que lo distribuyan libremente y a que lo republiquen en cualquier sitio al que tengan acceso, si así lo desean.

También los invito a compartir sus anécdotas en los comentarios, para poner una gota de humor en este trago amargo.

10 comentarios to “Sobre viajar en Río Parana”

  1. Tincho julio 25, 2009 a 4:10 am #

    “la empresa obtiene la exclusividad para prestar servicios en dichos trayectos. Es decir, no es que a ninguna otra empresa se le ha ocurrido cubrir este trayecto, sino que sería ilegal que así lo hiciera.”
    Soy sólo yo que estoy delirando o lo que debería ser realmente ilegal es que una sóla empresa tenga el monopolio de esta ruta?
    Y que para colmo, que deben ganar buena guita con esto, no inviertan nada en la calidad del servicio? Bah, qué sentido tiene si total no hay otra opción, “si no te gusta no viajás”. Pura ganancia su negocio! ..hijos de puta…

  2. nachito julio 31, 2009 a 12:40 am #

    Yo tengo una muy buena: una vez viajé tan pero tan incómodo en el Río Palangana que tuve que hacerme kinesiología. Claro, no podía pararme y caminar porque el bondi estaba revendido hasta la manija.

    Es para matarlos a todos. O, mejor aún, sacarles la conseción, licitarla por medios justos y que la gane aquella empresa que disponga el mejor servicio y el Río Paraná aprenda una valiosa lección al final del día. Pero que no vuelva a obtener la línea porque seguro no van a aplicar lo que aprendieron.

  3. Detesto Viajar en Río Paraná SA octubre 21, 2012 a 2:55 pm #

    Gracias por documentar tantas irregularidades. Lo compartiremos en nuestra página en Facebook: https://www.facebook.com/DetestoViajarEnRioParanaSA
    Desde luego, estás invitado a unirte. Saludos.

  4. Andres octubre 21, 2012 a 4:12 pm #

    Muy buen relato Fleko, te cuento una que me paso viajando Neco-Tandil: el micro frena en Napaleoufu, el chofer abre la puerta, se baja una persona y luego cuando intenta cerrarla… no cierra!! Luego de realizar varios intentos, pasa al Plan B: “Karate Kid”.. si.. empieza a darle a la puerta a patada “limpia” y después de 4 o 5 patadas la puerta cierra y seguimos el viaje. Increíble.

  5. Clark noviembre 23, 2012 a 5:52 am #

    Attractive section of content. I just stumbled upon your blog and
    in accession capital to assert that I get in fact enjoyed
    account your blog posts. Any way I will be subscribing to your augment and even
    I achievement you access consistently quickly.

  6. http://www.49ersofficialjerseysshop.com diciembre 5, 2012 a 5:47 am #

    Heya outstanding website! Does running a blog such as this take a
    massive amount work? I’ve virtually no knowledge of coding however I was hoping to start my own blog in the near future. Anyhow, if you have any suggestions or tips for new blog owners please share. I know this is off subject but I simply wanted to ask. Cheers!

  7. Hanovermarealestate.blogspot.com diciembre 20, 2012 a 10:50 pm #

    What’s up i am kavin, its my first time to commenting anyplace, when i read this paragraph i thought i could also create comment due to this brilliant paragraph.

  8. irene febrero 11, 2013 a 6:50 pm #

    Ni hablar el servicio que va a La Plata x ruta 29…..lo que supuestamente es “aire acondicionado” continuamente va goteando..si fuiste favorecido con el asiento….pensar en reclinar un asiento??? tenes mucha suerte si lo logras!!…salen de la terminal..pasan por el taller…y despues se inicia la aventura..tratar de llegar a destino medianamente bien y en horario….desastre total..!!!!!!!

  9. marianela abril 21, 2013 a 6:25 pm #

    Les cuento una de nuestras tantas experiencia vivida: Salimos de la terminal de Benito Juarez con rumbo a Tandil 8:05 increíblemente a tiempo,realiza una parada en las garitas de los accesos a Juarez,1° inconveniente el pasajero subió pero la puerta nunca cerro, Obviamente no podíamos continuar el viaje en esas condiciones, tuvieron que pedir una unidad que estaba situada en Chaves, 50 minutos de espera. Continuamos el viaje, en Barker a la nueva unidad se le rompe el motor, el chófer consulta si alguno sabe de mecanica, el flaco píntado, la mayoria estudiante y gente de trabajo.una hora y media tratando de solucionar, hasta que llego otra unidad, continuamos viaje. En la rotonda de la ruta 74 y acceso a la escuela Granja el micro atropella una moto, una hora y media mas esperando la ambulancia, seguimos y por suerte llegamos, vaaaa en Peron y Uriburu (creo que era esa calle) quedamos en medio de la avenida para esa altura eran risas y mas risas. Un viaje que tiene que durar 45 minutos tardamos 4 horas vergonzoso..

  10. befumo osvaldo junio 24, 2015 a 6:43 pm #

    a mi me paso que viniendo de necoche ala puerta se abrio magicamnet por el fri ome desperte y veo el chofer tratando de cerrarla cuando pudo me di cuanta que el chofer era como yo fana de la vieja serie mc gyver porque utilizo una vieja escoba para poder trabarla jajajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: